jueves, 23 de octubre de 2014

Caso real: agotamiento y falta de energía

Mujer, aproximadamente 45 años. Trabajadora en activo. Hace ya unas semanas que se nota sin fuelle. No es la de siempre. Cada pequeño desafío diario le supone un esfuerzo mayor y, aunque no desatiende sus funciones, empieza a encontrarse superada y extenuada física y mentalmente. Está preocupada y decide pedir una evaluación según la medicina tradicional china. Siente que tiene que hacer algo, aunque no sabe qué, pues seguir en esta dinámica no le va a llevar a buen puerto. Según describe ella misma, siente que se está quedando sin fuerzas y si sigue así se morirá. (Esto es una percepción, no un dato clínico; pero es relevante. Sólo con este comentario se podría señalar el síndrome principal).

miércoles, 8 de octubre de 2014

Árboles curativos

Ilustración sobre ejercicio de absorción
de qi de un árbol, Se utilizan puntos
importantes de los canales Ren y Du, que
coinciden con los chakras.
Circula por ahí un texto sobre el poder curativo de 14 especies de árbol según teorías taoístas y/o de medicina tradicional china. El artículo contiene algunas inexactitudes que ninguna de las páginas que lo han ido copiando se ha molestado en contrastar. Me pone nervioso dejarlo pasar, de modo que haré mi propia versión revisada y con un lenguaje más serio en cuanto a medicina tradicional china. Artículo original.

En primer lugar, esos antiguos "libros del tao" llamados Mantak Chia y Maneewan Chia no son libros sino personas. Son médicos actuales, vivos a día de hoy, de origen tailandés. Fueron matrimonio pero se divorciaron. Mantak es médico y ha publicado unos cuantos libros, varios de ellos traducidos al castellano. Su ex es coautora de algunos. Aquí se puede leer algo más de información y se listan las obras traducidas.

martes, 7 de octubre de 2014

Caso real: dolor y parestesia ciática

Varón de unos 70 años. Hace ya meses que nota molestias en la pierna derecha. No hay problemas en reposo; pero si camina un poco o sube escaleras empieza a sentir hormigueo y calor intenso en toda la pierna y pronto se convierte en dolor desde la zona lumbar hasta la pantorrilla.

Ha ido al médico. Le dicen que puede tener un pinzamiento y le recetan fármacos. Más o menos calman el dolor, pero la duración del efecto es escaso y a cambio le provocan hipertensión. Decide probar con otras posibilidades.