martes, 16 de febrero de 2016

Nutrición ortomolecular, una historia de ratones.

De alguna manera misteriosa, aparece un ratón y empieza a corretear entre los dinosaurios. Sobrevive comiendo lo que encuentra aquí y allá y escurriéndose de las grandes bestias que, por cierto, un buen día dejan de existir. El ratón tiene ahora más espacio. Campa a sus anchas, hace madrigueras en los grandes espinazos que más tarde serán fósiles, coloniza rocas y bosques y trepa a los árboles. Se guarda de sus nuevos depredadores.